El Río Cega de nuevo amenazado por la recarga para la comunidad de regantes del Carracillo

Comparte!

RESOLUCIÓN de 2 de marzo de 2018, del Director General del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, por la que se acuerda someter a información pública el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto para la gestión hídrica del sector oriental del acuífero cuaternario y obras de mejora del regadío en la zona norte de la comarca de El Carracillo, modificación de la concesión de la Comunidad de Regantes de El Carracillo y Concentración Parcelaria de la zona de Gomezserracín Monte (Segovia).

Estamos ante la tercera fase de lo que se ha dado en llamar “la Recarga del Carracillo”, para llevar el agua del río Cega a la zona noroccidental de la Comunidad de Regantes (Arroyo de Cuéllar, Chañe, Fresneda de Cuéllar, Remondo y Sanchonuño).

El proyecto pretende justificar la extracción anual de hasta 14 Hm³ del río Cega desde el 1 de noviembre al 31 de mayo (un mes más que en la anterior solicitud de modificación del 1/12 al 31/5) manteniendo en cualquier caso un caudal mínimo aguas abajo de la toma de la Comunidad de Regantes del Carracillo de 610 l/s.

Además el proyecto dice que cómo algún año no sea posible la recarga total o en el caso más desfavorable no se pudiera extraer nada de agua del río Cega, se podría extraer durante dos años el agua del acuífero sin haberlo recargado para llevarlo a las parcelas de regadío objeto del proyecto.

La mitad, aproximadamente, de esos 14 Hm³ se infiltrarán en los pinares de Gomezserracín durante los siete meses de recarga y se extraerán en verano para llevarlos a las parcelas de la Comunidad de Regantes del Carracillo de los pueblos de Chañe (1561’94 ha), Sanchonuño (580’08 ha), Arroyo de Cuéllar (516’34 ha), Fresneda de Cuéllar (321’87 ha) y Remondo (44’27 ha).

   

Para esto, en los pinares de Gomezserracín se realizarán tres balsas, dos de infiltración excavadas en el terreno a las que llegará el agua del río Cega por los caces para en verano sacarlo mediante 82 sondeos y conducirlo por tubería a la tercera balsa, de regulación semanal, semienterrada, de 323 x 209 metros y capacidad de 163.366 m³, junto a esta balsa se construirá un edificio para la estación de bombeo que enviará el agua a presión mediante tuberías a la zona de regadío mencionada.

El pinar de Gomezserracín albergará más de 9 km de tuberías de agua y otros tantos de canalizaciones eléctricas para unir los sondeos con la balsa de regulación semanal, más las arquetas de las válvulas y las casetas para las bombas de los sondeos. Todo esto unido por una red de caminos de 46 km.

Infraestructuras en el pinar de Gomezserracín

El proyecto no descarta que haya zonas del pinar que se encharquen durante los meses de la recarga.

A los vecinos de Gomezserracín se les dijo que se iba a hacer el proyecto, entonces habría que ir a la expropiación de los terrenos necesarios o que se podría realizar una concentración parcelaria de pinares, y en esas estamos.

La Asamblea de Izquierda Unida de la Comarca de Cuéllar no estamos de acuerdo en que se lleve a cabo este proyecto, ya lo hemos dicho y argumentado en ocasiones anteriores.

De llevarse a cabo el proyecto afectaría negativamente a la ZONA DE ESPECIAL CONSERVACIÓN “RIBERAS DEL RÍO CEGA” (ZEC ES4180070), de la Red Natura 2000, dónde destaca la presencia de comunidades botánicas de gran valor biogeográfico, por encontrarse en zonas de llanura mediterránea, al borde de sus áreas de distribución, y en cuanto a la fauna, cabe destacar la presencia de varias especies, alguna de ellas amenazadas, que debemos proteger y mantener para que el río Cega y su ribera continúe en las condiciones naturales que se han conseguido preservar hasta el momento.

Extracto del:

Plan básico de gestión y conservación del Espacio Protegido Red Natura 2000

ZEC – ES4180070 – Riberas del Río Cega

Este Espacio fluvial se considera fundamental para asegurar la conectividad de la Red Natura 2000 en Castilla y León, en tanto que conecta los espacios situados en el Macizo Central (ZEC Sierra de Guadarrama (ES4160109), ZEPA Sierra de Guadarrama (ES0000010) y ZEC Sabinares de Somosierra (ES4660058)) y los espacios que atraviesa el propio cauce (ZEC Lagunas de Cantalejo (ES4160106) y ZEPA Lagunas de Cantalejo (ES4160048)), con el gran corredor ecológico que constituye el Río Duero (ZEC Riberas del Río Duero (ES4170083)). Del mismo modo, el espacio discurre por otras áreas de gran valor ambiental no integradas en la misma (el río discurre por la denominada Tierra de Pinares, importantes formaciones de Pinus pinaster y, en menor medida, P. pinea, asentadas sobre las llanuras arenosas existentes, que constituyen la formación forestal más importante en esta zona llana de la Cuenca del Duero, donde existe un predominio de los terrenos agrícolas).”

Algo tendremos que decir las gentes de la Ribera del Cega, de Tierra de Pinares y del Carracillo sobre este proyecto, que se inició hace ya 20 años (Real Decreto Ley 9/1998 de 28 de agosto), cuando en la actualidad la CHD estima que en este mismo periodo de tiempo el volumen de agua que aporta el río Cega a la cuenca ha descendido un 40%.

Algo tendremos que decir cuando no son pocos los pueblos que debido a la contaminación del acuífero por nitratos y arsénico se han visto obligados a cambiar sus captaciones de agua para el abastecimiento humano, sirvan de ejemplo los cuatro pueblos de la Mancomunidad de Pinares, (Aldea Real, Fuentepelayo, Pinarnegrillo y Zarzuela del Pinar) y la Mancomunidad de Municipios Las Lomas (Sanchonuño, Pinarejos, Navalmanzano, San Cristobal de Cuéllar, San Martín y Mudrián, Cuéllar y los núcleos de población que pertenecen a ellas), todos tienen sus captaciones en el río Cega, aguas abajo de la toma de los Regantes del Carracillo.

Algo tendremos que decir cuando vemos amenazada la rica vida vegetal y animal de nuestros pinares por el estrés hidríco al que se le va a someter por el exceso de agua en invierno y la brusca extracción estival.

Algo tendremos que decir cuándo al Cañón del Río Cega se le pretende dejar con un caudal de 610 l/s poniendo en grave riesgo este paraje natural formado a lo largo de miles de años en el que el bosque de ribera y el río rodeados de pinares forman un frágil ecosistema repleto de vida.

El Estudio de Impacto Ambiental se ha publicado en el BOCYL el 12/3/2018 y hay treinta días hábiles para examinar el proyecto y presentar alegaciones, por tanto instamos a las gentes de la ribera del Río Cega, de la Tierra de Pinares y de la Comarca del Carracillo ha conocer el proyecto y a presentar alegaciones a él, de forma personal, desde las Asociaciones y los Ayuntamientos.

Antonio de Benito explica nuestra postura en radio Cuéllar: