Sobre la visita a las murallas

Comparte!
    Muralla de Cuéallar desde LosGallegos
    El Ayuntamiento de Cuéllar, gobernado por el PP, inicia una nueva propuesta sobre la divulgación del patrimonio de Cuéllar, un recorrido por parte de la muralla que formaba el antiguo recinto. En principio, desde Izquierda Unida queremos hacer una serie de reflexiones:
     

    Cuál es el objetivo de esta nueva oferta?:

  1. Mostrar a los visitantes y a los propios cuellaranos el entorno histórico-artístico del pueblo.
  2. Mostrar a si mismo el enclave geográfico, donde esta villa ha desarrollado su historia.
  3. Esbozar con estos dos componentes las líneas maestras de los hechos, que se han desarrollado por estas tierras a lo largo de los siglos.
  4. Sumar un elemento de peso al paquete turístico, que los visitantes pueden encontrar en Cuéllar.
  5. Rentabilizar económicamente esta oferta, para contribuir al engrose de las arcar públicas.

 

  • el Patrimonio” es un concepto que tiene valor por si mismo, sin necesidad de que de beneficios en una cuenta de resultados. En este sentido su conservación en combinación con su estudio serían los objetivos esenciales de cualquier política que aborde este tema. Por tanto la cuestión primera no es sacar dinero de las murallas o de cualquier otro elemento patrimonial, sino como conjugar su preservación y su investigación con un desarrollo sostenible.

  • El conjunto patrimonial no solo incluye edificios nobiliarios o templos cristianos, sino que engloba también edificaciones civiles, necrópolis, arquitectura popular, cultura material, etc. y por tanto es mucho más rico y amplio de lo que en muchas ocasiones se quiere ver. Este sin duda es el caso de Cuéllar, que cuenta en la parte alta de su entorno urbano con un importante poblado vacceo, que parece ser invisible para las instituciones desde hace años (justamente pegado a las murallas).
  • Abordar el patrimonio desde un punto de vista administrativo supone entender un binomio que siempre ha de ir entrelazado y que es “la conservación y la investigación”. No se trata de conservar todos los restos arqueológicos o artísticos que se nos pongan por el medio, si no que construir patrimonio también es ahondar en su conocimiento.
  • El paso de comercializar cualquier conjunto patrimonial ha de tener en cuenta las premisas anteriores, de tal manera que su rentabilización no rompa estos principios; no destruya, no prostituya su esencia.
  • ¡Pero qué vistas!

Tras estas reflexiones comentemos los objetivos:

    Objetivo – 1: Mostrar a los visitantes y a los propios cuellaranos el entorno histórico-artístico del pueblo”. Entendamos, que esta labor ha de orientarse en un sentido divulgativo, de contribución a la culturización de todo aquel que quiera acercarse a la muralla, de cultivo del conocimiento. 

    Objetivo – 2: “Mostrar a si mismo el enclave geográfico, donde esta villa ha desarrollado su historia”. El entorno geomorfológico y paisajístico enfocado no solo desde el presente, sino desde una visión histórica, constituye uno de los pilares que utiliza actualmente la arqueología para su trabajo y en ese mismo sentido se puede sumar a la divulgación de cualquier elemento de patrimonio. La muralla de Cuéllar, por las espléndidas vistas que ofrece, encaja perfectamente en esta perspectiva.

    Objetivo – 3: “Esbozar con estos dos componentes las líneas maestras de los hechos, que se han desarrollado por estas tierras a lo largo de los siglos”. La combinación de los dos puntos anteriores permite mejorar en mucho el entendimiento de los hechos históricos que uno sitúe en el enclave que se está contemplando. Igualmente la visión panorámica que ofrece la muralla, permite aprovechar esta fórmula al máximo y posibilitar de esta manera que los comentarios a cerca de la historia y del arte de este pueblo, se sitúen en el marco geográfico actual o en el que fue.

    Objetivo – 4: “Sumar un elemento de peso al paquete turístico, que los visitantes pueden encontrar en Cuéllar”. El atractivo turístico de un lugar se fortalece enormemente cuando se ofrece un conjunto de elementos y no uno solo, especialmente si lo que se va sumando a este conjunto contiene un elevado interés, como sucede con las murallas.

    Objetivo – 5: “Rentabilizar económicamente esta oferta, para contribuir al engrose de las arcar públicas”. -Con la iglesia hemos topado Sancho- habría que decir en este punto. Pese a que la economía, en estos días, se ha convertido en un velo opaco que todo lo cubre y lo aplasta con su peso, consideramos que hay que seguir negándose a este avasallamiento y (como hemos dicho desde el principio) tomar el patrimonio como lo que es, “un bien común a los ciudadanos”, “un valor para nuestra memoria”. Así, por tanto, no se puede permitir que la economía tergiverse este principio y es esta la que se tiene que adaptar al ciudadano y no al revés. La apertura no es esencialmente una mercadería para ganar dinero, sino una recuperación patrimonial que se abre al disfrute de todos. Por otra parte la rentabilidad de una oferta turística en ningún caso se mide exclusivamente por los ingresos directos que unos monumentos generan a sus gestores (en este caso el ayuntamiento), sino por los ingresos que aporta al conjunto ciudadano del lugar en cuestión. Así las cosas, cuando se piense en economía han de procurarse la mayor “democratización” posible de los beneficios que reporten las visitas de foráneos o de los propios cuellaranos al pueblo.

Un paso a la práctica:

    DESDE IZQUIERDA UNIDA HEMOS PLANTEADO LA POSIBILDAD DE ESTABLECER DOS TIPOS DE VISITAS, UNA GRATUITA Y LIBRE (AUNQUE CON SUPERVISIÓN) Y OTRA DE COBRO Y GUIADA. EN LA PRIMERA LOS VISITANTES PODRÍAN DISPONER DE LIBERTAD DE MOVIMIENTO POR LA MURALLA SIN COSTE ALGUNO, PERO SÍ CON CONTROL DE ENTRADA.
    EN LA SEGUNDA, DEBERÍA INTEGRARSE LA VISITA A LAS MURALLAS CON EL CASTILLO, EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL MUDÉJAR O UNA VISITA AL CASCO HISTÓRICO DE CUÉLLAR, CON UN SERVICIO DE GUÍAS SUFUCIENTE PARA EXPLOTAR TODAS LAS POSIBILIDADES QUE PROPORCIONA UNA VISITA COMO ESTA. 

    En el marco del conjunto histórico artístico, sería interesante que las entidades públicas, con el ayuntamiento a la cabeza incentivasen y buscasen vías para la investigación del entorno histórico de la villa; huyendo naturalmente de las visiones nacionalistas y colaborando con asociaciones, universidades o centros de investigación.

Finalmente una observación:

    No se puede pretender construir un sector turístico económicamente solvente, sin sentar las bases primero de un patrimonio realmente interesante y conocido entre la población.